Misión

Diálogo con Iglesias Nacionales

Posted on Actualizado enn

DIÁLOGO CON IGLESIAS NACIONALES
Conducción Monseñor Gustavo Gabucci
Instituto María Rosa Mística
ICAB – Misión Argentina
Católica Nacional

 

banner_TVMundus2012

 

Anuncios

Camilo Torres y el ejemplo de un Cristo contemporáneo.

Posted on

Por Daniel do Campo Spada

torres_camilo.jpeg La biografía de Camilo Torres es de las más ricas entre las historias cristianas contemporáneas, pero la historia oficial ha decidido esconderla dentro del plan de adormecer voluntades. El sacerdote que un día sintió que luchar por la idea de Jesús superaba el marco de una ceremonia religiosa no dudó en abandonar su espacio de privilegio en la sociedad de su tiempo y subirse a los montes de su país donde cayó en la primera batalla como integrante de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) a pesar de ser un pacifista nato. La “…opción (guerrillera) iba en contra de su carácter. Por temperamento (y por formación) Camilo era un hombre pacífico y conciliador. (…) Su meta no era la reforma de una Iglesia al servicio de los poderosos, sino la superación de un mundo dominado por esos mismos poderosos. Tarea hercúlea y en verdad utópica”1.
El colombiano Torres resume una época. Mas que una época una década brillante y trágica al mismo tiempo para el cristianismo. El Concilio Vaticano II, Medellín, el Movimiento de Sacerdotes del Tercer Mundo (MSTM) y sus similares en Perú y Colombia, fueron junto a Torres un momento en que la Iglesia de Cristo se llenó de almas como una verdadera levadura pocas veces repetidas. Muchos jóvenes cristianos, siguiendo los ejemplos de Ernesto “Che” Guevara y Camilo Torres se unieron a la decena de guerrillas latinoamericanas que pretendían un mundo mejor. El resultado fué el peor, ya que en el continente y en el catolicismo, a la trágica represión le siguieron cuarenta años de oscurantismo que en algunos casos aún perdura. Cuando Guevara intentó hacer una revolución en Bolivia, Fidel Castro le pidió prudencia y el argentino le contestó que “si no lo hacían ahora (por ese momento) habría que esperar cincuenta años”. Muchos intentos terminaron en voluntarismos vanos y de hecho, cumpliendo el cálculo ha tenido que pasar medio siglo para que gobiernos populares empiecen a enmendar las injusticias sociales. En la Iglesia el momento recién está llegando.
Pero volvamos a Camilo Torres. Nacido y criado en una ciudad cosmopolita y con gran riqueza cultural como es Bogotá, de joven incursionó en el periodismo. Hernán Brienza lo describe como “…un lector infatigable, su pasión destella cada vez que escribe y revisa las páginas del periódico El Puma que imprime en el mimeógrafo regalado por una amiga”2. Pero sus inquitudes solidarias, espíritu de entrega y marcada fé religiosa lo impulsan a tomar el sacerdocio como un acto de entrega por los demás. En realidad su pasión hasta el final de su vida fue la palabra de Jesús contenida en el Nuevo Testamento y desde allí orientó toda su vida. Su familia tenía otras ilusiones para él. Buena presencia y educación hacían que en el círculo social acomodado en el que movía fuera alguien con buen futuro, aunque como Brienza relata en su libro en un campamento a la vera del Río Orinoco sintió el llamado de Dios, conectándose luego con los dominicanos, orden en la que se integró3.
Cuando ya era un joven cura se graduó de sociólogo en Europa. De regreso a Colombia es docente y no puede menos que conmoverse con las injusticias sociales que ve en su país en un momento en el que desde el Bogotazo4 la violencia política ha sido el lenguaje con el que se mueve uno de los países más bellos de Sudamérica hasta el presente.
Aunque todavía faltaban varios años para el Concilio Vaticano II (1962-68), en la Iglesia Católica ya se daban movimientos alternativos luego clasificados como Comunidades Ecleasiales de Base (CEB) que fueron el germen para una integración de los sectores populares a una concepción nueva, no ya de limosnas sino de buscar la dignidad por el propio trabajo.
Torres fue el ejemplo vivo de curas muchos mas abiertos en la interpretación del mundo y agiornados a un momento en que el dominio de las clases burguesas locales, dirigidas e inspiradas desde Washington y su modelo capitalista excluyente era realmente morboso. Mientras las oligarquías disfrutaban de un modelo de vida que incluía suntuosos viajes al exterior, los guajiros morían de innanición en medio de la exhuberancia de la naturaleza. Semejante incongruencia de realidades abonó la búsqueda de explicaciones y soluciones. El marxismo avanzaba en la academia como en ningún otro momento y en las universidades era junto a las variantes socialistas y los nacionalismo populares la forma en que se contrarrestaba la guerra cultural que desde el Pentágono norteamericano daban desde los medios de comunicación masiva. La televisión era la punta de lanza del modelo capitalista y entraba a los flamantes hogares de clase media sudamericanos. Unos años después fueron también por las universidades.
A pesar de las advertencias de la cúpula de la Iglesia de que no debía inmiscuirse en los temas sociales, no acepta recluirse en la tranquilidad del templo y por el contrario empieza a armar una mesa en la que reunía a varios grupos con ideas parecidas denominado Frente Unido. Allí edita un semanario en el que empieza a dar cartas políticas a la clase alta, a los militares y fundamentalmente a los cristianos. A estos últimos les dice que como dice la Biblia el mensaje de Jesús no da lugar a la tibieza. “Si se es cristiano se debe ser revolucionario”.
Con su condición de sacerdote quitada por la Iglesia, se incorpora al Ejército de Liberación Nacional de Colombia (ELN) en las sierras de Santander y dada su magistral oratoria y formación académica le encargan el papel de adoctrinador, hasta que a pocos meses de incorporado exige ir también al campo de batalla, a pesar de la resistencia de la conducción de la guerrilla que lo necesitaba en ese otro lugar. En su primer combate, el 15 de febrero de 1966 muere bajo los disparos del ejército en San Vicente de Chucurí.
En menos de tres años se convirtió en un referente de muchos cristianos que trágicamente copiaron su ejemplo, creyentes en la palabra de Cristo y en que la batalla cultural era mucho más larga que las revoluciones armadas. Era una época de utopía y era difícil no creer que todo fuera posible. Inclusive el paraiso cristiano en la tierra.

do Campo Spada © 2011
redacción@tvmundus.com.ar
http://www.tvmundus.com.ar
http://www.ecoinformativo.com.ar
http://www.komunicacion.com.ar
http://www.tvmundus.wordpress.com
http://www.youtube.com/tvmundus
http://www.facebook.com/tvmundus
http://www.issuu.com/mundus
ENERO 2011-01-01
TECUM – NOVO MundusNET Televisión
Permitida su reproducción con mención de la fuente.

Educación Católica IV. La cristiana paternidad de Don Orione.

Posted on

Por Daniel do Campo Spada.

orione_01.jpeg San Luis Orione se dividió en atender a escuelas con niños pobres en Italia, Brasil y la Argentina. A principios del siglo XX dividió su tarea entre las escuelas abiertas por sus misioneros enviados al vecino país y su presencia física en la localidad de San Fernando. Desde la Provincia de Buenos Aires escribía durante las noches largas cartas con instrucciones para sus hermanos ubicados en la nación hermana o en el viejo mundo.
En una de ellas, escrita en febrero de 19221 desde su pieza en Victoria2 dejó plasmado un auténtico tratado de pedagogía que marcaría las instituciones educativas que integraban su orden. Las enseñanzas y lineamientos han hecho de sus escuelas un espacio cristiano en donde lo humano y espiritual marchaba por delante de la simple asimilación de contenidos curriculares. A ese perfil lo llamó pedagogía cristiano-paternal y constituye quizás una de las mas piadosas propuestas del cristianismo.
Las frases dan suficientes pistas de la piedad que este Santo tuvo en su tarea educativa, quedando plasmado en un pequeño párrafo que bien serviría como prefacio del capítulo cuando manifiesta que “sea la escuela una familia., de buena disciplina y moral, llevada con mucha diligencia y mucho afecto en el Señor. Toquen de ve en cuando la cuerda del sentimiento, el corazón de sus alumnos y elévense con ellos hasta Dios. ¡Así se educa!”3.
Una apelación importantísima de Orione pasa por el hecho de no olvidar que las escuelas católicas no pueden quedarse solamente en instituciones educativas simples, sino que deben tener siempre el agregado de la fe por delante. Si ello no fuera considerada toda la enseñanza quedaría con resultados superficiales “o lo más, produciría una bondad aparente, postiza, pasajera, que podríamos llamar bondad de colegio”4.
En tiempos de aulas difíciles da una máxima que muchas se olvida incluso en las escuelas religiosas. “El educador hágase querer santa y noblemente, más que hacerse temer”5, en clara referencia al nombre de la pedagogía orionista, autodenominada cristiano paternal. Lo de cristiano es simple de imaginar y en cuanto a lo paternal (o maternal) es una invitación a tratar con amor al alumno, procurando que entienda por el convencimiento a través del buen trato. Indica que no solo no hay que gritar nunca, sino que además hay que evitar los sermones. “Sin duda que todo debe ser noble y santo en la escuela, como es en el templo, pero nada de sermones. Es que todo en ustedes deberá hablar de Dios”6.
En la práctica docente ocurren cosas tales como la apatía, el desinterés o el mal carácter. Orione considera que el castigo solo debe quedar para casos extremos. La enseñanza cristiana tiene que utilizar muchas herramientas previas para evitar esto, cuidándose de jamás humillar al alumno.
La mejor estrategia pedagógica que repite insistentemente es la del ejemplo. “Les costará trabajo, fracasos y sufrimientos, pero vuelvan sus ojos a Cristo y reflexionen que trabajan para Él y con Él, y por la Iglesia, y de Dios recibirán la recompensa…”7.

DOCUMENTO I. Visión de un laico preocupado.

Posted on

Por Daniel do Campo Spada.

proyecto_0911.jpg En esta aventura que nos hemos planteado desde la creación de nuestro blog, vamos cubriendo nuevos espacios en este maravilloso territorio de evangelización que es la red. En el andar cotidiano nos vamos poniendo hitos en esta que no es mas que otra experiencia de Iglesia particular aunque con paredes de cristal para compartir la experiencia religiosa que nos anima. El año pasado instauramos un mes de silencio que es Agosto, en el que nos tomamos un momento de “reflexión” y oración. Así mismo, las notas son escritas con mucha anticipación, aprendiendo de la sabiduría de la Santa Iglesia que tiene tiempos distintos a las ansiedades de los hombres. En ese criterio, vemos que la obra debe “reposar” para superar el tamiz de los impulsos. Por el momento, el background nos permite apenas dos o tres meses de anticipación, pero la esperanza es casi llegar al año de distancia entre la escritura y la publicación.
En este ir construyendo nuestro ritual de contacto con el lector, queremos inaugurar con esta “carta abierta” un “documento” abarcador bi-anual para ir trazando nuestro devenir de fieles inquietos por la suerte de nuestra Casa.
En este 2009 nos encontramos en un momento difícil. Algunos hechos coyunturales nos ponen en debates fuertes desde adentro de la comunidad en particular y en la sociedad en general. Temas de un presente que parece chocar con realidades incontrastables (familias ensambladas, relaciones sexuales pre-matrimoniales, anti concepciónn) y hechos urgentes que manchan a hombres reconocidos del Clero (el Presidente Fernando Lugo con paternidades concebidas cuando aún era Obispo o la condena por abuso de menores del Padre Julio Grassi entre otros, sin enumerar los numerosos casos de pederastía en la Iglesia Católica en Estados Unidos). Crisis de autoridad moral, cada vez menos católicos que se identifiquen como tales y disminución violenta de vocaciones sacerdotales. ¿No es mucho?
La Iglesia Católica es una institución al servicio de Dios en la tierra, con una clara misión evangelizadora. Cristo, al hacerse hombre y designar a Pedro como el primer Vicario, se mete en la historia. La nuestra es una religión humana, y el humano es un ser ligado a la historia. En ese derrotero apasionante, hemos avanzado y retrocedido con las fallas propias de quienes somos eso: humanos. Nuestro amor y deseo de volver al Padre no nos libre de nuestro libre albedrío lleno de aciertos y errores. Hoy, no cabe duda, estamos en uno de los momentos más duros. A diario surgen Iglesias que se nutren de ex-católicos, en un contexto de secularismo centrado en el hombre-consumidor. Recomendamos remitirse al N° 146 de la revista bíblica “Encuentro con la Palabra” que en su página 9 expresa “pareciera que solo somos útiles si consumimos y producimos. (…) Este mundo loco, inmoral e hipócrita está abandonando al ser humano”.
No voy a mencionar el nombre del sacerdote que en una misa de la Iglesia de la Medalla Milagrosa en Buenos Aires “retó” a quienes estábamos allí diciendo que a ellos (curas) se les pedía ser santos mientras los feligreses no entregábamos mucho. Luego de retomar sobre sus pasos y pedir perdón, invitó a comulgar, haciendo la aclaración de que los que viven en pareja “no están en gracia de Dios”. Si bien quienes estamos en esta situación ya lo sabemos y de hecho con gran dolor cumplimos esa disposición, decir que estamos lejos de la mano de Dios parece ser un argumento “expulsante”. ¿La Iglesia es solo para santos? Jacques Philippe1 aclara al respecto que “si esperamos ser justos para rezar, podemos esperar mucho tiempo”, retomando al Evangelista San Mateo que en palabras de Jesús dice “no es la gente sana la que necesita el médico, sino los enfermos… no he venido a llamar a los justos sino a los pecadores” (Mt 9, 13).
En los próximos dos años invitamos a profundizar en los siguientes temas: EL CELIBATO, LOS CURAS VILLEROS, LA TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN, LOS JESUITAS, LA VOCACIÓN, APARECIDA y VATICANO II, LA EDUCACIÓN CATÓLICA, LOS SIERVOS DE LOS POBRES y EUROPA Y AMÉRICA.

SEPTIEMBRE 2009
TECUM – NOVO MundusNET Televisión
Permitida su reproducción con mención de la fuente.

APARECIDA V. Los fieles laicos.

Posted on

“… ellos realizan, según su condición, la misión de todo el pueblo cristiano en la Iglesia y en el mundo. Son hombres de la Iglesia en el corazón del mundo, y hombres del mundo en el corazón del mundo”. (DOCUMENTO CONCLUSIVO de APARECIDA, Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, 2007, Párrafo 209).

Por Daniel do Campo Spada.

gente.jpeg En reiteradas líneas hacemos mención del crítico momento que estamos viviendo como Iglesia. Aunque la fé sigue intacta y la cultura ha abierto muchas aristas que son propicias (la tolerancia, el respeto a la diversidad, el diálogo) para la evangelización cristiana, tenemos una auténtica crisis como institución organizada. Queda en las manos de los historiadores el dirimir en qué momento esto parece llevarnos a un dilema cismal, en el que seguramente tendremos un antes y un después. El primer indicio es la falta de vocaciones en los países europeos, el amesetamiento en América y el crecimiento de África.
Siendo la Iglesia Católica una institución histórica, debemos remitirnos al papel del laicado, que vuelve a retomar hoy un papel necesario equivalente al de los primeros siglos fundacionales. El Documento de Aparecida dedica varios párrafos al respecto. En el 213, por ejemplo, se cita al extinto Santo Padre Juan Pablo II quien manifestaba que “la evangelización del continente (América) no puede realizarse hoy sin la colaboración de los fieles laicos”.
En el desviacionismo institucional en que hemos recaido en los últimos siglos, pero con fuerte agudización en las dos últimas décadas, la “iglesia” parece haber quedado circunscripta al clero y a los fieles más activos, ya sea como catequistas o colaboradores habituales en las actividades parroquiales. Todo lo que quedaba fuera de allí parecería estar “fuera” de la misma.
Sin embargo, para quienes no cumplan un rol formal dentro de la organización hay un espacio importantísimo que es el del ejemplo, ya que “tienen el deber se hacer creíble la fe que profesan, mostrando autenticidad y coherencia en su conducta”.1 Claro que eso no surge solamente de un espontaneísmo propicio sino de un trabajo previo de lectura y oración. El Documento lo afirma cuando dice que “para cumplir su misión con responsabilidad personal, los laicos necesitan un sólida formación doctrinal, pastoral, espiritual y un adecuado acompañamiento para dar testimonio de Cristo y de los valores del Reino en el ámbito de la vida social, económica, política y cultural”.2

JUNIO 2009-06-12
TECUM – NOVO MundusNET Televisión
Permitida su reproducción con mención de la fuente.

Los Tobas y una ayuda impostergable.

Posted on

Por Daniel do Campo Spada.

Los Tobas chaqueños enfrentan una realidad durísima Los cristianos tenemos la obligación de la ayuda al hermano. En tanto todos creación del Padre, hermanos en Cristo, no podemos concebir que la ubicación geográfica ni la raza sea una excusa para condenarnos a la marginalidad y al olvido. A instancias de una iniciativa de la cantante Patricia Sosa y el párroco franciscano capuchino Sauro Ceccarelli, desde la Parroquia Nuestra Señora del Rosario del barrio de Nueva Pompeya en la Ciudad de Buenos Aires, intentan reunir donaciones para mitigar el sufrimiento de una comunidad Toba que vive en El Impenetrable chaqueño.
En una carta que difunden a posibles donadores, explican que la misma se compone de 360 personas que se encuentran en una pobreza extrema, en un medio ambiente hostil a raíz de la contaminación del agua, en estado de desnutrición y asedidados por enfermedades tales como la difteria y la tuberculosis. Como casi ninguno habla el castellano, se les hace difícil hasta el pedido de ayuda. Por ello, en la parroquia, ubicada en Esquiú 974 de Buenos Aires juntan todo lo que se les pueda acercar. Para quienes deseen más información, puede contactar al Fray Sauro Ceccarelli a sus e-mails hermanosauro@capuchinos.org.ar ó pompeya@capuchinos.org.ar o bien comunicarse telefónicamente al Tel/Fax 49190772/1241.
Un viejo dicho popular cuenta que una persona, al ver la miseria humana vociferó “¿Y qué hace Dios que no ve esto? ¿Por qué no actúa?”. Para su sorpresa, el cielo se abrió y una voz que inconfundiblemente era del Creador tronó, “¿Cómo que no hecho nada? Te he puesto a tí en ese lugar”.

____________
La lista de necesidades pasa por: Herramientas, Pisos (cerámicos o baldosas), Alimentos no perecederos, Leches larga vida o en polvo, Platos, Ropa de lana, Agua mineral, Lijas, Chapas, Hachas, Palas, Machetes, Motosierras, Lonas gruesas, Pavas, Ollas, Faroles, Frazadas, Colchones, Tanques de agua potable, Alambre para cercar.
Remedios y artículos de Limpieza: Detebencil, Pomada y loción para sarna, pediculosis, escarbiosis, Jabón para sarna tipo sarnol, Pomadas dérmicas con antibiótico, Pomadas cicatrizantes, Rifocina, Merthiolate, o similar, Iodopopovidona, Ibuprofeno 400, Actron, Ranitidina, Omeprazol, Gastrocedol, Taural, Sertal perlas o compuesto, Buscapina en comprimidos, Diclofenac, Antipiréticos pediátricos y adultos, Aspirinetas y mejoralitos para niños o Ponstinetas, Complejos vitamínicos B1-B6-B12. Supradyn, Berocca o similar, Vitaminas C, Jarabes expectorantes. Jarabes antihistamínicos para la tos de adultos y Jarabes para la tos pediátricos, Paracetamol, Decadrón inyectable para las picaduras de bichos venenosos, Repelentes para mosquitos Off. Todos los que se puedan conseguir en aerosol o pomada.
Cloro granulado para clorar el agua, Shampúes para la pediculosis (antipiojos) , Champúes comunes, Jabones de baño, Dentífricos, Cepillos de dientes, Peines finos, Peines comunes, Pañuelos descartables.

Junio 2008-06-12
TECUM – NOVO MundusNET
Libre repoducción con mención de la fuente.